ORÍGENES DE EUROPA

logo-orígenes-rojo-negro-vertical

Nuevo itinerario turístico-cultural,  basado en la historia de los pueblos que vivieron la caída del Imperio Romano y el umbral de Europa en los territorios de España, Portugal, Francia, Alemania, Italia y otros de la cuenca mediterránea.

Reúne todos los requisitos para formar un recorrido que, se revela como europeo, pues constituye un itinerario que muestra a estos pueblos como protagonistas de una historia compartida, que deseamos inscribir en el Instituto de itinerarios Culturales del Consejo de Europa.

Tiene como objetivos principales:

- Promover el valor del patrimonio y la historia de los pueblos que dieron origen a diferentes naciones europeas.  

- Contribuir a la protección de este patrimonio mediante:

      La vinculación al turismo cultural, sostenible y accesible.

      La arqueología como recurso cultural.

      El desarrollo local vinculado al valor del patrimonio cultural y natural.

TURÍSTICO, porque es una iniciativa de promoción del turismo sostenible, accesible y con atención a nuevos públicos, que considera la arqueología como recurso y vincula el desarrollo  local  al valor del patrimonio  cultural y natural.

CULTURAL, porque se refiere a un conjunto de recursos heredados del pasado que las personas consideran, más allá del régimen de propiedad de los bienes, como un reflejo  y una expresión de sus valores, creencias, saberes y tradiciones en continua  evolución.

El Imperio Romano de Occidente desaparece en el siglo V d.C. por problemas económicos, políticos e incluso religiosos. El momento lo marca la invasión de los pueblos bárbaros procedentes del este de Europa empujados a su vez por los hunos, gentes muy belicosas procedentes de las estepas asiáticas. La caída del Imperio marca el inicio de la Edad Media.

Los desplazamientos de los pueblos germánicos al norte del Danubio, el asentamiento de los visigodos al sur de este río y su relación con Roma,  las luchas contra los vándalos, su asentamiento en la Galia y  la creación del reino visigodo de Tolosa, alrededor del año 500, constituyen una serie de acontecimientos que tuvieron lugar en los territorios de los actuales países de España, Bélgica,  Francia, Italia, Alemania y Portugal, que desembocan en el  enfrentamiento en 507  entre francos y visigodos en la Batalla de Vouillé.

Los pueblos bárbaros se reparten el territorio quedando el Imperio fragmentado en diversos reinos.

mapa visigodos

Los godos, pueblo germánico (indoeuropeo) llamados bárbaros o extranjeros por los romanos, al estar ubicados fuera de los límites del imperio, partieron en el siglo II desde el sur de Suecia hacia el norte del Mar Negro.

Hasta el siglo III, constituían un solo pueblo, que se supone, por razones geográficas, se dividió en esa fecha, en dos: los visigodos, al oeste, entre los ríos Dniéper y el Tisza, y los ostrogodos, que se ubicaron entre el río Don y el Dniéper, al este.

Imagen2Los godos transitaron durante más de cinco siglos por la geografía europea: En este tiempo se dividieron en dos grandes grupos: ostrogodos (orientales) y visigodos (occidentales). Estos últimos, a principios del siglo V llegaron al sur de las Galias. Nacía entonces el reino visigodo de Tolosa.

Después de la batalla de Vouillé, la Septimania y los otros territorio visigodos de la Galia quedaron bajo el gobierno del rey ostrogodo Teodorico el Grande, abuelo materno del rey  niño Gesaelico, que creó la provincia de Septimania en 509, conservando su capital tradicional en Narbona.  

Muerto Agila a cuchilladas en Mérida (554), es elegido rey Atanagildo, que traslada la corte a Toledo. En la capital se celebraron importantes concilios. Destaca el III Concilio de Toledo,  por  la conversión de Recaredo al catolicismo y la unidad de Hispania. Se dictaron leyes como Liber Iudicorum de Recesvinto y hoy San Ildefonso y Santa Leocadia, son los patronos de la ciudad.

Los francos (del latín Franci o gens Francorum) fueron una comunidad de pueblos procedentes de Baja Renania y de los territorios situados inmediatamente al este del Rin (Westfalia), que al igual que muchas otras tribus germánicas occidentales entró a formar parte del Imperio romano en su última etapa en calidad de foederati, asentándose en el Limes (Bélgica y norte de Francia actuales). Las poderosas y duraderas dinastías establecidas por los francos reinaron en una zona que abarca la mayor parte de los actuales países de Francia, Bélgica y Países Bajos, así como la región de Franconia en Alemania.

Imagen3Los suevos o swevos eran un gran grupo de los pueblos germánicos que se menciona por primera vez por Julio César en el marco de la campaña de Ariovisto en la Galia, c. 58 a. C. Mientras que César les trata como una tribu germánica, aunque la mayor y más belicosa, autores posteriores como Tácito, Plinio el Viejo y Estrabón especificaron que los suevos "no son, como los catos o téncteros, constituyentes de una sola nación". En realidad ocupaban más de la mitad de Alemania, y se dividían en una serie de tribus distintas bajo nombres distintos, aunque todos en general son llamados "suevos". En un momento, la etnografía clásica había aplicado el nombre de "suevos" a tantas tribus germánicas que parecía como si en los primeros siglos este nombre nativo reemplazaría el nombre extranjero "germanos".

Dirigidos por su rey Hermerico, en diciembre de 406 y en compañía de otros pueblos germánicos cruzaron el Rin, que estaba helado, a la altura de Maguncia, penetrando en el Imperio romano de Occidente. Durante dos años se movieron a sus anchas por las Galias, dedicándose al saqueo y al pillaje. En 409, junto con vándalos y alanos penetraron en Hispania, atravesando el Pirineo Occidental. Estos pueblos asolaron el norte de la península, hasta que en 411 suevos y vándalos asdingos se asentaron en la provincia de Gallaecia, firmando un pacto (foedus) con el emperador Honorio por el que el territorio se convertía en federado de Roma como regnum (reino) y los suevos obtenían la ciudadanía romana, pasando a ser romanos (por el Edicto de Caracalla), y estableciendo su centro político en Bracara Augusta (actual Braga, en Portugal).

Desde Urbs Regia deseamos contribuir a la conservación del patrimonio, el desarrollo de las  localidades, el establecimiento de nuevos intereses comunes, mediante estudio y divulgación de este patrimonio y su vinculación al turismo cultural de calidad, teniendo en cuenta que éste puede considerarse como un factor de desarrollo económico en regiones con un importante patrimonio cultural y natural.

La creación de una ruta, itinerario o camino estable que une varios puntos geográficos culturalmente decisivos es una forma de recordar que todos los pueblos fueron protagonistas de una historia común (José A. Fernández Cuesta).

Estas naciones están unidas por una historia común y un patrimonio ancestral, que constituye uno de los polos de atracción de los nuevos europeos, que desean conocer los vestigios históricos de sus orígenes.

El proyecto pretende superar el abismo que separa las instituciones y las practicas culturales de las nuevas generaciones, e  integrar el patrimonio de las minorías culturales en el concepto global del mismo.

Para ello, deseamos promover el turismo transnacional, la cooperación en la investigación, la formación y los intercambios culturales, sobre todo entre jóvenes, promocionando el turismo cultural de calidad no estacional, al considerar el turismo como un instrumento de promoción del patrimonio, material e inmaterial en torno a las rutas y un medio para trabajar en la cohesión social y el desarrollo sostenible de las regiones implicadas y la promoción y el respeto de los valores comunes europeos.

Durante la visita a museos o sitios de patrimonio en diferentes países europeos,  en general, se hace hincapié en la historia nacional y casi nunca el pasado común compartido por muchos de los estados que forman hoy la Unión Europea. 

El patrimonio cultural puede poner de relieve las características comunes de nuestra cultura de siglos de duración y forjar una mayor cohesión y solidaridad dentro de la zona europea, que aumentaría los intercambios culturales y estimularía la divulgación de ideas y actividades comunes dentro de la comunidad.

Imagen5

COMITÉ CIENTÍFICO DE ORÍGENES DE EUROPA

Dr. Lauro Olmo Enciso. Universidad de Alcalá de Henares.

Dra. Mª Jesús Such Devesa. Universidad de Alcalá de Henares.

Dra. Juana Font Arellano. Fundación Antonio Font de Bedoya.

Dr. Miguel Cortés Arrese. Universidad de Castilla-La Mancha.

Dr. Ramón Gonzalvez Ruiz. S.I.C.P. Toledo.

Dra. Alicia Perea Caveda. CSIC, Madrid.

Dr. Sergio Vidal Álvarez. Conservador Jefe MAN.

Dra. Susana Gómez Martínez. Campo Arqueológico de Mértola, Portugal.

Dr. Jacques Michaud.  Universidad de Montpellier y Comisión Arqueológica y Literaria de Narbona, Francia.

Dr. Mariano Seoánez. Colegio Ingenieros de Montes.

Dr. José María Ballester. Promotor de los Itinerarios Culturales del Consejo de Europa.

Dr. Santiago Castellanos. Universidad de Valladolid.

Dra. Margarita Torres. Universidad de León.

Dra. María Cruz Villalón. Universidad de Extremadura.

Dr. André Carneiro. Universidad de Évora, Portugal.

Dr. Ramón Teja Causo. Universidad de Cantabria.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR