MÉRIDA

Mérida

Mérida fue fundada por Roma en el año 25 a.C. por orden del emperador Octavio Augusto,  para servir de retiro a los soldados veteranos (eméritos)  de las legiones V Alaudae y X Gemina. La ciudad, una de las más importantes de toda Hispania, fue dotada con todas las comodidades de una gran urbe romana y ejerció de capital de la provincia romana de Lusitania. Tras las invasiones bárbaras, a partir del siglo V d.C., Mérida siguió siendo un importante enclave, capital de la diócesis Hispaniarum de la Hispania visigoda. Situada en un punto importante de vías de comunicación, además de ser puerto fluvial gracias al Guadiana, su nivel político y religioso  solamente fue superado por Toledo.

Uno de los aspectos fundamentales para comprender la Mérida de la Antigüedad tardía es la presencia de su mártir Eulalia. La noticia y fama del martirio de esta joven se extendió de forma indudable gracias al himno que le dedicó Prudencio en su Peristephonon; la extensión del culto llegó hasta el punto de venerarse otra Eulalia en Barcelona. Dicho texto ofrece una valiosísima información sobre el siglo VI, a través de él se conoce la construcción y distribución de una serie de edificios dedicados a organizar la vida litúrgica de la ciudad.

En el año 713 la ciudad cayó en manos musulmanas, en las que permaneció hasta su reconquista por los cristianos en 1230. En reconocimiento a su pasado esplendor, en 1983 fue designada capital de la  comunidad autónoma de Extremadura. Y en 1993 el Conjunto Arqueológico Emjeritense fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.  

DESCRIPCIÓN

El dominio visigodo de Extremadura, y en concreto de Mérida, convertirá a ésta desde el año 469 en un centro estratégico de la Hispania visigoda y en un importante foco, no solo político y religioso, sino también artístico, surgiendo desde estas tierras interesantes muestras artísticas, con claras influencias romano-cristianas y de bellas formas bizantinas, orientales y africanas, que a su vez marcarán estilísticamente al resto del reino visigodo español, lo que se conoce también con el nombre de arte hispano-visigodo.

Sin embargo, estas muestras artísticas, fundamentalmente de carácter religioso (basílicas o baptisterios) lamentablemente se han perdido en su inmensa mayoría, conservándose, no obstante, multitud de esculturas labradas y elementos arquitectónicos pertenecientes a numerosas edificaciones religiosas rurales y algunas en la capital emeritense.

Para comenzar esta ruta nada mejor que hacerlo en la ciudad de Mérida, donde el viajero puede visitar su Museo de Arte Visigodo situado en la calle Santa Clara, en el antiguo edificio que fue sede del museo arqueológico y que también guardó entre sus paredes importantes piezas de arte romano, hoy expuestas en el Nacional de Arte Romano.

Este museo Visigodo dispone de un fondo de más de un millar de pieza, exponiéndose en sus salas y vitrinas unas extraordinarias colecciones de pilastras, canceles, tenantes, capiteles, frisos, hornacinas.... abundando en todas ellas un marcado carácter simbólico, propias de este estilo artístico, a base de racimos de vid y pavos reales, entre otros.

COLECCIÓN VISIGODA DEL MUSEO NACIONAL DE ARTE ROMANO

Colección visigoda del  Museo Nacional de Arte Romano: se trata de una de las más interesantes colecciones de arte altomedieval de Europa.

Este museo Visigodo dispone de un fondo de más de un millar de pieza, exponiéndose en sus salas y vitrinas unas extraordinarias colecciones de pilastras, canceles, tenantes, capiteles, frisos, hornacinas.... abundando en todas ellas un marcado carácter simbólico, propias de este estilo artístico, a base de racimos de vid y pavos reales, entre otros.

Muchas de las obras exhibidas provienen de edificios de la Mérida hispano-visigoda o bien de los hallazgos arqueológicos realizados en la comarca emeritense, donde proliferaron basílicas y baptisterios, como la cercana Casa Herrera, a poca distancia de Mérida, con dos ábsides contrapuestos, o de San Pedro de Mérida, cubierta ya con bóveda, de las cuales se conservan tan solo sus plantas recuperadas tras interesantes excavaciones.

Desde el museo hay que acercarse a la concatedral de Santa María para conocer el lugar donde estuvo la catedral hispano-visigoda, la llamada ecclesia senior de Santa María o Santa Jerusalén, de la que no queda actualmente vestigio alguno, como pudiera ser su palacio episcopal, anexo y de gran importancia religiosa en aquella época.

Sección de arte visigodo del MNARM. Foto: Círculo Románico
Sección de arte visigodo del MNARM. Foto: Círculo Románico

BASILICA DE SANTA EULALIA y cripta de la Mártir, uno de los principales centros de peregrinación del occidente cristiano altomedieval. Se la considera el núcleo del nacimiento del cristianismo en Extremadura, y durante la Edad Media acogió numerosas peregrinaciones. Está edificada sobre el túmulo funerario de Santa Eulalia, y cerca de donde se cree que fue inmolada la niña mártir. El templo actual se levantó en el siglo XIII sobre la basílica original, tras la reconquista de Mérida por Alfonso IX.

En el relato anónimo del siglo VII titulado 'Las Vidas de los santos Padres de Mérida', que describe la vida de la ciudad emeritense en la época en torno al papel jugado en la sociedad por sus principales obispos, Paulo, Fidel y Masona, que se considera fuente histórica, se incluye un fragmento de texto que viene a decir que todo aquel que tenga un problema de salud o un mal espiritual, dirigiéndose a la Basílica Santa Eulalia de Mérida sus males le serán curados.

La ciudad, en época visigoda, era el lugar de peregrinación más importante de Hispania. Con la invasión árabe, se mantuvo durante un tiempo, pero luego decayó. Aparece después Santiago de Compostela, ciudad a la que desplaza la silla arzobispal de Mérida.

Con el paso del tiempo se borra la importancia que tuvo Mérida como foco de peregrinación, que se compara incluso con Santiago de Compostela.

Basílica de Santa Eulalia.
Basílica de Santa Eulalia. Fotografía Juanje 2712

MUSEO NACIONAL DE ARTE ROMANO

Inaugurado en septiembre de 1986, es obra del prestigioso arquitecto español Rafael Moneo. Alberga una excelente colección de objetos de época romana de la colonia Emérita Augusta, actual Mérida. Su visita es fundamental para conocer el pasado de la ciudad pacense y hacernos una idea de lo que era la vida allí muchos siglos atrás.

Museo Nacional de Arte Romano
Museo Nacional de Arte Romano

XENODOQUIUM

Es uno de los escasos restos de arquitectura visigoda de carácter civil conservado en España. Consistía en un albergue para peregrinos que servía también como hospital para los pobres de la ciudad. Se cree que fue construida hacia la mitad del siglo VI en un sector suburbano de la Colonia, próximo al Acueducto de San Lázaro.

Xenodoquium. Fotografía: Círculo Románico
Xenodoquium. Fotografía: Círculo Románico

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies